Cómo prevenir y tratar las estrías

Cómo prevenir y tratar las estrías

Las estrías son cicatrices causadas por la ruptura de las fibras elásticas y de colágeno. Estas fibras están localizadas en la capa más profunda de la piel. La estría comienza con un proceso inflamatorio, así que aparecen las líneas rojas. El organismo produce un colágeno más grueso y la marca se parece a una cicatriz; así, la melanina, pigmento que colorea la piel, desaparece.

Las estrías son lesiones lineales, generalmente paralelas, que pueden variar de uno a varios centímetros de extensión. Al principio, las lesiones son rojizas o rojizas y posteriormente evolucionan hacia un tono blanquecino. En las personas de piel morena, las estrías pueden ser más oscuras que la piel sana. La piel de la zona afectada tiene consistencia floja. Algunas personas desarrollan estrías incluso con poca distensión de la piel; otras no desarrollan estrías ni siquiera durante el embarazo, cuando la distensión de la piel es demasiado grande.

Algunos factores que contribuyen a la aparición de estrías son:

  • Cambios de peso: adelgazar o engordar de forma rápida y excesiva puede provocar el estiramiento de la piel.
  • Problemas hormonales: el aumento de la producción de estrógeno y progesterona puede debilitar las fibras de colágeno y elastina, haciendo más fácil su ruptura.
  • Genética: la elasticidad y la resistencia de la piel dependen de las características hereditarias.
  • Embarazo: si no hay control de peso, la piel puede estriar.

Prevención de estrías

La mejor manera de evitar las estrías es cuidar de la prevención. Mire algunos consejos:

Las estrías ocurren por un proceso inflamatorio en el organismo, así que incluir alimentos antiinflamatorios en la dieta ayuda mucho.

Beba líquidos, como tés antiinflamatorios, agua de coco, agua con limón, etc..

Hidratar la piel con cremas y lociones hidratantes. Estos cremas deben ser ricos en emolientes a base de colágeno, elastina y liposomas. La mejor lubricación mejora la resistencia de la piel contra la rotura de las fibras.

La hidratación con aceites vegetales también es muy útil, ya que además de la hidratación siguen teniendo un efecto antiinflamatorio. Los más apropiados son: aceite de almendras, coco, semilla de uva y aguacate.

Aliméntese bien, ingiriendo cantidades adecuadas de frutas y verduras frescas. La vitamina C presente en estos alimentos es un importante antioxidante y ayuda a la formación de proteínas de la piel.

Evite el exceso de dulces y carbohidratos, que pueden generar un proceso inflamatorio en el cuerpo.

Practique ejercicios físicos regularmente.

Controle el peso: evite engordar mucho o adelgazar rápidamente; este proceso estira la piel y causa estrías.

Tratamiento de estrías

Lo ideal es siempre cuidar e intentar prevenir las estrías. Una vez instaladas, son mucho más difíciles de eliminar. La mayoría de los tratamientos sirven para minimizar la apariencia; difícilmente se eliminará la estría por completo. A continuación, conoce algunos tratamientos que ayudan a mejorar la apariencia de las estrías:

Tratamientos láser: Junto con la luz pulsada, este es el tratamiento que da los resultados más rápidos y satisfactorios y puede combinarse con otros métodos. Se realizan disparos láser en las estrías y en el área cercana, estimulando la producción de colágeno y la reconstrucción de las fibras.

Ácidos: el ácido retinoico es la mejor opción, ya que mejora la producción de colágeno reorganizando las fibras elásticas y disminuyendo la longitud y anchura de las estrías. Este tipo de tratamiento es más efectivo en estrías nuevas (más rojizas), pero también puede utilizarse en etapas más avanzadas (estrías blancas), obteniendo resultados lentos y discretos.

Peeling: Consiste en la aplicación de un ácido en forma más concentrada sobre la zona con estrías. El peeling funciona de forma similar a los ácidos aplicados en casa y puede utilizarse para el tratamiento de todo tipo de estrías, excepto cuando se produce ulceración del local. Sin embargo, el peeling debe combinarse con otro tratamiento, como el peeling de cristal o diamante, que fomenta una pequeña exfoliación local y estimula la producción de colágeno.

Dermoabrasión: es un lijamiento de la piel con puntas de diamante con espesores diversos. Al aplicar las puntas sobre la piel, se produce una abrasión sobre la estría. En el intento de regeneración tisular, el organismo crea mecanismos de defensa que favorecen la hidratación de la piel, alimentan las fibras colágenas y elásticas y estimulan la formación de un nuevo colágeno.

Intradermoterapia: Recomendado para las estrías más profundas, este tratamiento consiste en la inyección a lo largo de las estrías de sustancias que provocan una reacción del organismo, estimulando la formación de colágeno en las áreas donde las fibras se degeneran.

Cerrar menú